Según un estudio, cerca de 54,000 hispanos han sido asesinados con armas de fuego en los Estados Unidos desde 1999 y dos tercios de estas muertes han sido homicidios.

Para divulgación inmediata: miércoles, 28 de febrero de 2018

Cada año en promedio más de 3,100 hispanos son asesinados con armas de fuego.

Para la versión en inglés de este estudio, por favor haga click aquí.

Washington, DC — Entre 1999 y 2015, cerca de 54,000 hispanos fueron asesinados con armas de fuego en los Estados Unidos, con un promedio anual de más de 3,100 muertos por armas de fuego, según indica un nuevo estudio del Violence Policy Center (VPC).

Dicho estudio también encontró que la tasa general de victimización por homicidio para hispanos es casi el doble de la correspondiente a gente de raza blanca. En 2015, 70 por ciento de las víctimas hispanas de homicidio murieron por disparos de arma de fuego. Para hispanos entre 15 y 24 años de edad, el homicidio se ubicó como la segunda causa principal de muerte. Además, los hispanos suelen ser asesinados por gente que no conocen.

El estudio del VPC se titula Víctimas hispanas de violencia letal con armas de fuego en los Estados Unidos (http://www.vpc.org/studies/hispanicesp18.pdf), que en su cuarta entrega anual de nuevo analiza exhaustivamente la violencia con armas de fuego letal que se ejerce en contra de los hispanos en los Estados Unidos. Dicho estudio se basa en datos provenientes de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), instituciones de carácter federal, así como en información no publicada del Informe Suplementario sobre Homicidios (Supplementary Homicide Report) de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). El estudio está disponible tanto en inglés como en español.

El estudio encontró que de los 53,788 hispanos muertos con armas de fuego entre 1999 y 2015, las dos terceras partes correspondieron a homicidios (35,553, o 66 por ciento), mientras que 15,593 fueron suicidios (29 por ciento). Además, 981 muertes por armas de fuego fueron no-intencionales (dos por ciento) y 1,661 (tres por ciento) ocurrieron en situaciones cuya intención no se pudo determinar o por intervención legal.

Asimismo, el estudio recomienda que las dependencias gubernamentales mejoren la manera en que recolectan y reportan la información relativa a hispanos que han sido víctimas de violencia por armas de fuego y otras formas de violencia letal. Debido a que la forma en que dichas dependencias recolectan datos tiene serias limitaciones, es casi seguro que el número total de víctimas hispanas sea más alto que lo que indican las cifras que reporta este estudio.

“Para los hispanos, los estragos letales de la violencia con armas de fuego, sobre todo para los jóvenes, constituye una crisis recurrente. Pero, además, los grandes vacíos que hay en la forma como se recolectan los datos no solo nos impide conocer el verdadero alcance de esta crisis, sino que merma nuestra capacidad para enfrentarla efectivamente”, sostiene Josh Sugarmann, director ejecutivo de VPC. “Las personas que trabajan para reducir la violencia en sus comunidades, desde dirigentes comunitarios hasta formuladores de políticas, necesitan de la mejor información disponible, no sólo para entender mejor los problemas que están enfrentando nuestro apoyo, sino también para establecer qué enfoques preventivos son más efectivos.”

 

ENTRE LOS HALLAZGOS CLAVE DEL INFORME FIGURAN LOS SIGUIENTES

• En los Estados Unidos, la tasa de victimización por homicidio para hispanos es casi el doble de la tasa de homicidios para gente de raza blanca. En 2015 la tasa de victimización por homicidios para hispanos fue 5.10 por 100,000. En contraste, la tasa de victimización por homicidios para gente de raza blanca fue 2.59 por 100,000.

• El homicidio es la segunda causa principal de muerte para hispanos entre 15 y 24 años de edad. En contraste, para blancos de ese mismo grupo de edad es la cuarta causa principal de muerte y para jóvenes negros es, de hecho, la causa principal de muerte.

• El suicidio es la tercera causa principal de muerte para hispanos entre 15 y 24 años de edad. En contraste, para blancos de ese mismo grupo de edad es la segunda causa principal de muerte y para jóvenes negros es la tercera causa principal de muerte.

• En 2015, 3,332 hispanos fueron asesinados con armas de fuego. Ese año, 2,021 hispanos murieron en homicidios con armas de fuego, mientras que 1,162 se suicidaron con armas de fuego, 37 perecieron por disparos no intencionales y 112 murieron por intervenciones legales o causas no-determinadas.

• De las 2,021 víctimas hispanas de homicidio en 2015, 1,761 (87 por ciento) eran hombres y 260 (13 por ciento) eran mujeres.

• En más de 70 por ciento de los homicidios en que la víctima era hispana hubo uso de armas de fuego.

• Sesenta y ocho por ciento de los hispanos víctimas de homicidio fue ultimado con un arma corta.

• La probabilidad de que una víctima hispana muera a manos de gente que no conocía es más alta que el promedio nacional. Para 2015, en aquellos casos en que se pudo establecer la relación entre la víctima y el perpetrador, 39 por ciento de las víctimas hispanas fue ultimado por gente que no conocía. En contraste, a nivel nacional 25 por ciento del total de víctimas de homicidio fue ultimado por gente que no conocía.

• Un gran porcentaje de las víctimas hispanas de homicidio es gente joven. En 2015, 35 por ciento de los hispanos víctimas de homicidio tenía 24 años de edad o menos. En contraste, para ese mismo año, 37 por ciento de las víctimas de homicidio de raza negra y 20 por ciento de las víctimas de raza blanca tenían 24 años de edad o menos.

• Debido a que la forma en que se recolectan datos tiene serias limitaciones, es casi seguro que el número total de víctimas hispanas es más alto que lo que indican las cifras reportadas. Los datos que reportan las dependencias gubernamentales suelen indicar la raza, pero no el origen étnico. Un primer paso para prevenir este tipo de muertes consistiría en documentar –y entender- de manera más completa la victimización de los hispanos en Estados Unidos.

El estudio recomienda que las dependencias oficiales que recolectan datos sobre muertos y heridos deberían obtener la información completa acerca de su origen étnico, además de lo relativo a raza. Ello aseguraría que la recolección de datos acerca de hispanos víctimas de violencia letal sea más ajustada y completa.

La tasa de victimización para hispanos se ha calculado, primero, dividiendo el número total de homicidios de víctimas hispanas por el total de la población hispana, cuyo resultado luego se ha multiplicado por 100.000. El estudio no incluye Puerto Rico ni otros territorios de los EUA.

El informe completo, junto con una lista de recomendaciones adicionales que buscan mejorar el reporteo de violencia en contra de hispanos puede encontrarse en la siguiente dirección: http://www.vpc.org/studies/hispanicesp18.pdf

El informe completo en Inglés puede encontrarse aquí: http://www.vpc.org/studies/hispanic18.pdf

Entregas anteriores del informe pueden encontrarse aquí: www.vpc.org/hispanic.htm

***

El Violence Policy Center (Centro de Políticas sobre Violencia) (www.vpc.org) es una organización educativa de alcance nacional que trabaja para poner un alto a las muertes y lesiones ocasionadas por armas de fuego. Siga al Violence Policy Center en Facebook y en @VPCinfo en Twitter.

Media Contact:
Sally Martinelli
(202) 822-8200 x104
smartinelli@vpc.org


VPC on Twitter